domingo, 7 de octubre de 2018

La Chunga


                


             Iba cargada con bolsas, como viene siendo habitual en mí desde hace tres meses para acá, y pensando: - ¡Este verano no se va a acabar jamás!

Bueno ahora no os puedo asegurar si sólo lo pensé, o si iba hablando sola por la calle…

Llevaba puesto un vestido que compré hace mogollón en Nueva York, porque es de esos que a las chicas nos gusta llamar “súper fresquito” ( no, no creo que viva lo suficiente para escuchar a un chico decir que lleva un pantalón “súper fresquito”. Admitámoslo todos y todas, eso es así), de esos que te lo pones por la cabeza y ya estás vestida de repente, y además la tela es de esas que no se te pegará a la piel cuando empieces a sudar. Porque sí, porque el verano aquí en Sevilla es hasta tarde. Y hacen falta vestidos así para sobrevivir.

Y hace falta comida también.

Comida que sea fresquita. Que yo nunca he podido zamparme un cocido o un plato de puchero por aquí en estas fechas. Y que admito, que pongo unos ojos como platos cuando alguien comenta delante de mí que le gusta un plato calentito, "de cuchara", en verano…





El calor y el hambre, y el centro de Sevilla lleno de gente, me llevaron hasta la calle Arjona. Y me acordé de La Chunga. Que nunca había llegado a ir en todos estos años. Me los había dejado atrás. ¡¡A ellos y a sus famosas croquetas!!





La Chunga es un pequeño gastrobar cerca del puente de Triana. Su ubicación es perfecta, y sus tapas para calmar el hambre de un medio día de calor, inmejorables.








Salmorejo



El toque fresquito. Últimamente me estoy aficionando a probar distintos sabores de salmorejo. Que si de remolacha, que si de fresas, que si de cerezas... aún a riesgo de que  mis amigos cordobeses me retiren el saludo… Pero lo confieso, como el de tomate ninguno. Y este que preparan en la chunga, es espeso y riquísimo.




Croquetas





Famosas en este caso, caseras, hechas con setas y boletus. Bien hechas, permitidme que lo recalque. Porque de verdad de la buena, que no es fácil conseguir que las croquetas salgan ricas. Y que gusten a todos.







Berenjenas gratinadas.



Para los amantes del queso gratinado, este plato es una auténtica delicia.




El sabor intenso de la berenjena se calma con la suavidad del queso y de la crema bechamel. Un plato pequeño pero contundente, que calma cualquier hambre.

¡Probadlas cuando vayáis!


Con calor o frío, comer tenemos que seguir comiendo. El verano se irá y sólo quedaremos nosotros, buscando por Sevilla más lugares para zampar, y yo en particular para zampar y para seguir contando a todos mis foodie aventuras.


La Chunga
Calle Arjona, 13, 41001 Sevilla
Reservas: ovejasnegrascompany.com
Teléfono: 955 18 08 44

viernes, 21 de septiembre de 2018

Panypiù


   

     No sabría explicaros qué tiene de especial para mí el desayunar por las mañanas, por qué es mi comida favorita del día, o desde cuando esto es así. Supongo que desde siempre, a mi madre también le encanta desayunar, y recuerdo que me preparaba tostadas con mantequilla de la buena cuando yo era una niña, así era difícil que la tradición no continuara adelante.

Últimamente, el universo Instagram también ha contribuído notablemente a mejorar la reputación de esta primera comida del día: fotos increíbles de boles con cereales, granola, frutas exóticas y frutos secos.  Zumos de colores más vibrantes que el catálogo de Pantone. Tortitas y bollería de cualquier parte del mundo con glaseados que se derriten al lado de una  buena taza de café o té, tostadas con mermeladas, o mantequillas, o con rodajas de aguacate ( ejem! Me incluyo! Culpable!).  Poco acaba importando si tremendos desayunos se los va a zampar el/la blogger de turno, o el/la  fotógraf@ que acompañe en ese momento, o si ha sido encargado exclusivamente para hacer la foto que se va a acabar publicando. Lo importante, es que el desayunar ya no deja indiferente a nadie. Ahora desayunar mola.


Aunque los desayunos a todo color y rebosantes de exotismo nos gustan a todos, ya sabéis que soy de pensar que los clásicos nunca mueren. Y para mí, unas tostadas y un café son la esencia de esta primera comida del día, todo lo demás son adornos, y puede esperar.

Aún no os había hablado acerca de Panypiù en mi blog, y quería compartir la experiencia con vosotros.












De entrada os podría parecer que es otra panadería más. Una más que se ha apuntado al carro de lo bonito, que hace pan con masa madre y que vende ese rollo eco o natural que tan presente está hoy en día en muchos foodie sitios. Y sí, es un sitio agradable, puedes encontrar panes hechos con masa madre, y sí, seguramente hayan utilizado ingredientes ecológicos y o naturales para elaborar sus productos. Pero lo que hace especial a Panypiù por encima de todo lo demás es: su amplia lista de panes para elegir, y esa sensación ( ¡mi favorita!) de lugar para disfrutar sin prisas de todo, de la comida, de la gente con la que compartas mesa, de las vistas a través de sus grandes cristales…

Y aquí tengo yo por fín mi desayuno:







El pan de centeno es sin duda mi pan favorito. No todos los que se encuentran en panaderías y supermercados son iguales, y no siempre es fácil encontrar este tipo de pan allí donde nos encontremos. Este en concreto, por su calidad, os lo recomiendo mucho.




Toda la variedad de dulces que ofrecen es de quitar el sentío, como se dice por aquí, y si venís tenéis que probar el strudel de manzana. Siendo un pastel típico alemán, Panypiù lo prepara como si estuviéramos en una pastelería alemana cualquiera.

Y también se pueden encontrar platos preparados , exquisitos por cierto, para tomar allí mismo o para llevar y sorprender a los que nos esperen.





Sigamos desayunando todos los días, estemos donde estemos. Ya sea un desayuno sin prisas mientras oímos la radio en la cocina de casa o vemos la vida pasar en alguna cafetería de nuestra ciudad, o ya sea que nos pile en la calle en un bar de camino  al trabajo o a algún sitio importante. Sigamos haciéndole sitio a la comida bien preparada, con buenos ingredientes. Bien presentada pero con las “florituras” justas. Ahí está el secreto de todo esto.



Panypiù
Dirección: Calle Cabeza del Rey Don Pedro, 15, 41004 Sevilla
Teléfono: 954 21 93 48

sábado, 25 de agosto de 2018

Plato Plató


                

             A veces, con la excusa de que tenemos “ese lugar” ahí al lado, a la mano, a dos minutos andando, lo vamos dejando.

Ya iremos, te dices una y otra vez.

Os cuento con cierta frecuencia que mi lista de restaurantes, bares, foodie sitios etc… crece con cada amigo/a que me encuentro y me dice aquello de “- Estuve en tal sitio y me acordé un montón de ti, era muy tu blog. ¡Tienes que ir y hacer un post!” ,  crece con el whatsapp y las fotos que me manda mi familia de sitios a los que van a comer y me recomiendan, también con notificaciones de Twitter y Facebook que me tienen ya la vuelta pillada y saben lo que me gusta, y no olvidemos las fotos que yo misma curioseo en Instagram… Con apenas 24 horas por jornada, aunque yo creo que algunos días míos han venido con menos horas últimamente, la lista crece irremediablemente  a un ritmo más feroz de lo que yo voy-como-escribo.

Pero una noche, de esas que parecen que van a ser la noche normal de un Viernes cualquiera, hay que plantarse y decir: - De esta noche no pasa. Esta noche no existe otro sitio para ir que aquel que llevamos postergando una eternidad porque está aquí al lado. Esta noche cenamos en Plato Plato.

Y dicho y hecho.

Los conocí de casualidad en Instagram, si os digo la verdad, ya no soy capaz de acordarme ni cuándo. Por obra y gracia de los algoritmos extraños con los que esta aplicación deduce qué te gusta y qué se te pasa por la cabeza, supe que en Felipe II existía un foodie lugar de esos que a mí me encantan. Y gente que conocía me los recomendaba, tanto por la comida como por el servicio, así que…

Por fín, estos son Plató Plató.

No hace mucho reformaron el local, y les ha quedado así de bonito










Tapa estrella en el Instagram de Plato Plató, tapa obligada para todos vosotros cuando vayáis  y tapa soñada por mi como gran catadora de croquetas que soy



Croquetas de queso gorgonzola y setas.





Son expertos estos chicos de Plato Plató en prepararlas, no tengo más que añadir. Eran de verdad y estaban excelentemente ricas.




Gyozas





Rellenas de carne y mayohoisin.


Estas pequeñas empanadillas se están convirtiendo en mi debilidad este verano, y pensaba yo que era más difícil encontrarlas, pues no tanto. Estaban muy sabrosas, y crujientes! Y sí, olvidé preguntar lo que era el mayohoisin, estaban demasiado ricas y yo demasiado hambrienta!



Papas al mojo picón







No soy una ortodoxa del mojo picón, y menos aún cuando vivo a dos mil kilómetros de mi tierra. Curioseo todas las variantes que se me quieran presentar, aunque al final ya se sabe lo que pasa y cualquier persona de cualquier provincia de España entenderá lo que se siente, la punzada de nostalgia que te da cuando eso, cuando curioseas.




Aquí os dejo esta versión con queso (paisanos canarios no me maten ustedes), sabores nuevos y nuevas mezclas a descubrir y disfrutar.



Y ñoquis ( por supuesto con ñ) de patata con pesto rojo y queso gorgonzola.




Yo se la tenía jurada a los ñoquis desde una cena en un restaurante italiano hace ya dos mil años. Me resultaron insulsos, faltos de sabor y pesados en el estómago. Y como buena foodie que me considero, llevaba tiempo queriendo darles otra oportunidad, y acerté totalmente con Plato plató.


Me comí unos ñoquis en su punto, con un sabor a queso gorgonzola excepcional, para repetir y recomendarlos!




La ola de calor es una excusa genial para no moverse mucho de donde estemos habitualmente y explorar todo aquello por lo que solemos pasar por delante a diario, con prisas, con mil cosas en la cabeza, sin acabar de decidirnos por pararnos y entrar. El verano siempre ha sido para curiosear, hacer alguna que otra mezcla que parecía imposible, y recordar todo con cariño cuando llegue el invierno. Podéis empezar por Plato Plató.



Plato Plató
Calle Felipe II Esq. Calle Progreso
41013 Sevilla
955 38 44 50
http://www.platoplato.es/nuestra-carta/

viernes, 27 de julio de 2018

Perro chiko



Nos estamos mal acostumbrando.

Es Julio y nos tapamos con una sábana por la noche.

No tenemos que esperar a que se haga de noche para salir a correr o pasear.

No nos derretimos literalmente a cada paso que damos, sea la hora del día que sea.

Nada es normal, y yo me lo he tomado como un regalo pequeñito. El sueño de un verano suave en Sevilla. Estoy segura de que la mayoría no querrá despertarse a la realidad de que esto podría ser solamente la calma que precede a las olas de calor que siempre acaban llegando. Ahora me debato entre el mal acostumbrarme y que la subida repentina de los termómetros me pille con los pantalones bajados,  o el darme la vuelta y cerrar los ojos pidiendo cinco minutos más.

De momento, lo dejaremos en que está siendo un verano especial, sin duda. Y a la lista de cosas que se pueden hacer sin calor sofocante de por medio hay que añadir el poderse sentar a medio día a tomar tapas en una terraza en pleno centro de Sevilla, así tan normal, ¡y de que los comensales no se derritan en el intento!

Una parte de mi familia canaria ha estado estos días visitándome, y nos encanta vagar en el sentido más estricto de la palabra por la ciudad, sin fijar demasiado el rumbo. Pasear, pararnos cuando algo nos llama la atención o sentarnos a descansar y charlar, y si es con una buena comida sobre la mesa, mejor que mejor.









Elegimos Perro Chiko por tratarse de un sitio tranquilo a medio día entre semana. Su localización privilegiada a los pies del mirador de Las Setas nos permitía ver al mundo pasar mientras se estaba sentado cómodamente, y a la sombra, en su amplia terraza. Y su rica carta, con la variedad justa para no volverse loco, es sin duda la pieza importante de esta foodie aventura.







Para empezar, que haya salmorejo para todos




El plato sencillo, fresco y veraniego sin duda alguna. Una comida agradable y completa que gusta a casi todos.



No soy una experta catadora de salmorejos, ¡no cómo lo soy de croquetas! Pero sí os puedo decir que este salmorejo de Perro Chiko está exquisito, que hay que probarlo en un día de verano a poder ser y sentir todo su sabor y cómo nos refresca por dentro.




Tabla de quesos, dulce de membrillo y mermelada de tomate

Una mesa familiar de charlas infinitas, de contarnos aventuras, idas y venidas y planes futuros tiene que incluir un plato de los que apenas no necesitan cubiertos, un plato que ni se caliente ni se enfríe porque la charla le quite un poco el protagonismo al manjar de turno, un plato que nos espere hasta que acabemos de reírnos.



Y aquí tenéis una idea para acertar.



Una tabla de quesos nacionales compuesta por queso payoyo, queso viejo de oveja y queso mezcla de vaca y cabra.

Con dulce de membrillo, mermelada de tomate, cebolla caramelizada, alcaparras y uvas.

Para dar lugar a mezclas infinitas pero todas deliciosas y tan locas como la conversación que haya de por medio!






Y jamón

Que nunca falte el jamón serrano en una  de estas reuniones, con un poco de pan tostado y un poco de más salmorejo para untar y dar sabor.




¿Quién quiere?





Realmente no hace falta que sea verano para disfrutar de una terraza tranquila en Sevilla, y tener esa agradable sensación de que aunque estés en la calle, tengas un trocito de espacio que te pertenece durante un rato y que te sientas tan tranquilo y cómodo como si estuvieras en casa. Y os puedo asegurar de que en particularmente en Perro Chiko cuidan todos los detalles para que así sea.



Perro Chiko
Calle Regina, 2, 41003 Sevilla
955 440 030